Es hora de dejar de tratar de manejar y manipular todo
y confiar en ti mismo implícitamente.
Sólo permite que tu divinidad,
esa parte sagrada y divina de ti mismo, esté aquí.
~ Adamus ~