Cuando puedes estar en la experiencia
– no controlando, ni forzando, ni juzgando –
entonces tienes al Yo Soy sonriendo y al Maestro bailando.
~ Adamus ~