Os explicaré un poco mi proceso de despertar de la manera más rápida y sencilla que me sea posible. A los 19 años, por allá 1999, se despertó en mí un ansia de conocimiento, no tenía muy claro hacia dónde se dirigía aquello, ni que era lo que quería saber, solo sabía que quería más información. Así que simplemente dejé que mi hambre voraz de conocimiento me guiase.

También fue por aquella época cuando conocí el concepto de “energía” y la posibilidad de una existencia diferente a la que estaba viviendo, la cual, por aquel entonces, se basaba en una vida represiva, en una falta de amor por mí mismo, me escondía del mundo, temía a las otras personas, era, por decirlo de alguna manera, una fantástica piedra, pero aun así, una piedra.

En los años venideros estudié electromecánica, técnico de cámara e iluminación e integración social, dando tumbos sin que nada llenase mi sed de saber. También me puse a estudiar psicología, pero la manera que se enfocaba en la universidad me resultó tediosa y arcaica, por lo que la dejé. Estuve trabajando muchos años como integrador social con adolescentes en situación de riesgo social, y en uno de estos trabajos, tomé conciencia de forma muy profunda del poco amor o el amor nulo que me estaba dando. Toqué fondo. Así que me dije: –Àngel, así no podemos seguir, hay que ponerle remedio.

Me puse a estudiar un curso de cuatro años de terapeuta energético, en el que practicábamos y aprendíamos diferentes técnicas, tales como: Reiki, Quelaciones, Terapia regresiva, Meditación, Constelaciones familiares, Chamanismo, y unas cuantas técnicas más, aun que parecían muy interesante para mi mente, mi cuerpo no las asimilaba, no me funcionaban, las entendía pero no se aplicaban a mí. Algo, y ahora sé que fue mi alma, me estaba diciendo: –por aquí no.

Conocí los materiales de Tobías unos años antes de hacer el curso de terapeuta, recuerdo muy claramente que al leer las primeras tres líneas del primer Shoud de Tobías no pude contener las lágrimas, pues aquella sed de saber por primera vez en todos los años de mi vida se estaba saciando y finalmente supe que estaba en el sitio donde quería estar. Dejé el curso de terapeuta, pues era demasiado contradictorio a lo que Tobias nos explicaba y además era bastante absurdo forzar técnicas que no me servían.

En 2009 participé como alumno en el SES. Estaba aterrado, una cosa es tener la información y otra muy diferente es tirarse a la piscina para ponerlo todo en práctica. Es el curso que me cambió la vida desde la mañana del primer día del taller. Pasé de no conocer el amor a entenderlo de forma muy consciente y ese conocimiento sigue profundizando en mí día a día. Desde entonces mi vida se basa en amarme a mí mismo, esa es mi guía. Me hice maestro del SES por compartir con otros la belleza y el potencial liberador de este taller. Mi sed de conocimiento sigue, pero la fuente de ese saber soy yo mismo y no hay más preciado néctar que el que uno puede darse.

Puedes creer ser una piedra, pero eso solo es un estado transitorio de uno mismo, debajo de la capa rocosa existe un mar cristalino deseando romper los diques y estallar en vida.


Classes by