La sabiduría
es el dulce, dulce néctar del Yo Soy,
siempre acogiendo a cada parte de sí mismo al hogar.