La culpa y la vergüenza
pueden ser liberadas cuando estés listo.
No son permanentes.

(La Vida del Maestro 12)